Todo un privilegio haber podido sobrevolar el Urdaibai con permiso. A pesar de no ser el mejor día para volar(llovía, las nubes bajas y bastantes turbulencias), fue un espectáculo para